BlogNo me cansaré de ensalzar las ventajas del streaming que permite asistir a un evento a pesar de encontrarnos a más de mil kilómetros. Y tampoco me cansaré de alabar cualquier tipo de iniciativa destinada a la formación de las personas desempleadas (que no paradas) y más aún si son tan completas y enriquecedoras como el Curso para Bloggers que, organizado por Coguan y Bananity, se celebró  ayer por la mañana en Barcelona para los asistentes presenciales y ¡7.000 personas más!

Un acto social que vino a poner de manifiesto que la blogosfera es un espacio en constante evolución, que el blog no ha muerto como muchos predijeron tras la llegada de las redes sociales, sino más bien que aquél se apoya en éstas para su difusión, y que la construcción de bitácoras es una actividad en pleno crecimiento, sobre todo en determinados entornos laborales y sociales.

Aunque no todos los ponentes hablaron de blogs: el primero, Pau García-Milá, empresario, comunicador y escritor de tres libros a sus apenas 25 años, nos habló más bien de redes sociales. Está claro que son un vehículo de comunicación excepcional, pero también es fácil perder el control sobre ellas con efectos inesperados.  Presentó varios ejemplos entre los que quiero destacar un par: un caso muy reciente de difusión de un vídeo de contenido inapropiado protagonizado por menores en Twitter y una ocasión en la que se tergiversaron unas declaraciones suyas en un medio periodístico de tirada nacional.

Luego se centró en el aspecto empresarial, resaltando que todos tenemos ideas y que, si sabemos valorarlas y conseguimos presentarlas a las personas adecuadas con la mezcla precisa de respeto y “morro” (puso como ejemplo cómo consiguió él mismo que el expresidente Felipe González le escribiera el prólogo de uno de sus libros), podemos conseguir triunfar aunque todos los que nos rodean nos hayan vaticinado que nunca lo haríamos.

El segundo conferenciante fue Carlos Bravo, cuya página Marketing de Guerrilla en la Web 2.0 hace mucho tiempo que sigo. Lo primero que hizo fue avisarnos de que estaba esperando en cualquier momento la llamada de su mujer que estaba a punto de dar a luz, para que no nos sorprendiéramos si le veíamos salir corriendo tras mirar el móvil. Desde aquí le envío mis mejores deseos a los que espero pronto sean felices papá y mamá.

Entrando en materia, Carlos se confesó un fanático de Google Analytics y nos guió por una serie de consejos a mi entender muy acertados sobre la gestión de un blog. Lo definió como mucho más que una imagen: es una huella digital, un estilo de vida y a la vez un curriculum vitae.

Aparte de algún truquillo útil para superar a la competencia, como publicar al menos un 20 o un 30 % más que los demás, me gustó especialmente su comparación de Google con un grifo, que se va abriendo con el tiempo, publicaciones frecuentes y buenos contenidos y no con maniobras SEO de dudosa utilidad (y que comportan grandes riesgos de penalizaciones y hasta baneo, añado yo).

Volviendo a los contenidos, afirmó que lo mejor es usar temas que no pasen de moda y que sirvan para arreglar problemas humanos (el amor, por ejemplo). La cantidad trae la calidad (practicando la escritura se mejora) y, a no ser que el tema lo requiera, es preferible publicar entradas muy cortas y en un tono accesible y humilde, ya que nadie quiere leer a los que definió como klugscheisser (literalmente cagadores de sabiduría, en alemán).

El siguiente en tomar la palabra fue Alfonso Alcántara, Yoriento, que nos hizo reír una y otra vez mientras nos daba sabias y útiles recomendaciones para encontrar trabajo mediante nuestro blog. Ya le he visto exponer en otras ocasiones pero siempre es estupendo. Merece la pena ver toda la presentación porque no tiene desperdicio.

Después llegó la hora de tratar sobre los gestores de contenido. Berto López nos habló de los dos más conocidos: de Blogger destacó su potencia y facilidad de uso, pero también la desventaja de que al fin y al cabo depende de Google (que, por ejemplo, podría decidir cerrarlo o ponerlo de pago en cualquier momento) y que se acaba quedando pequeño si el blog prospera. Su recomendación por tanto fue WordPress, en definitiva por ser software libre.

Aconsejó comenzar con WordPress.com y pasar cuando se considere conveniente a WordPress,org, que es más versátil y profesional, y sobre todo porque tiene la inmensa ventaja de poderlo personalizar con una gran variedad de plugins. No obstante, señaló algunos aspectos mejorables de WP.org, hizo hincapié en la necesidad de temas responsives para que funcionen correctamente en todo tipo de dispositivos y como muy aprovechables mencionó los temas Mystique de WP.com y Pagelines de WP.org, por ser muy fácilmente personalizables. Como aplicaciones recomendó Pingdom para vigilar eventuales caídas y tiempos de respuesta y Google Webmaster Tools para analítica web. También merece la pena ver la presentación en vídeo.

Por último intervino Isra García. Él mismo ha colgado en su blog un post que resume su charla sobre la aplicación de los blogs y las redes sociales a la pequeña empresa. Muy interesante su aportación de ideas para contenidos: tutoriales sencillos o presentación de personas desconocidas que hacen cosas digna de difundirse. También fue muy oportuno (aunque quizás un poco reiterativo) al refrescarnos conceptos que conviene tener presentes, como que la brevedad y la simpleza son esenciales. Sugirió que los contenidos se parezcan a piezas de Lego y recordó que hay que asumir que siempre va a haber alguien a quien no le gustemos.

He colgado la ponencia de Yoriento porque me pareció la más divertida, pero todas ellas merecen ser visionadas con tranquilidad por lo mucho que pueden aportar a presentes y futuros blogueros: las tenéis todas en el canal de streaming.