imagen de una joven en la checkout suite

Estilismos a cuenta de las marcas, invitaciones a los más exclusivos restaurantes y estancias en hoteles de lujo con todo pagado, así suena la idílica vida de los influencers más conocidos. Irónicamente, ahora lo último a la hora de reservar alojamiento viene a ser todo lo contrario a un influencer, es decir, estando totalmente fuera de las redes sociales.

El Hotel Bellora en Gotemburgo (Suecia) ha lanzado una curiosa iniciativa para que los huéspedes pasen más tiempo con sus familiares, amigos o parejas y menos delante de las pantallas de los móviles. ‘The Check Out Suite‘ es la primera habitación del mundo donde el precio se establece en base al tiempo que se pase en redes sociales, y en caso de no conectarse a Instagram, Facebook, o Twitter la estancia puede ser totalmente gratuita.

Para calcular cuánto tiempo se pasa en las distintas redes sociales, la habitación cuenta con una lámpara inteligente llamada The Skärmfri, que mide el uso que hacemos del móvil y cambia su luz gradualmente de blanco a rojo. El precio de la habitación del hotel se ve incrementado a medida que la luz cambia, desde los cero euros iniciales hasta el precio completo de 240 euros, teniendo un coste de 2 euros por minuto. Después de superar el tiempo recomendado delante de una pantalla, es decir, 30 minutos por persona, la luz se vuelve roja y se habrá alcanzado el máximo precio de la habitación.

Leer el resto del artículo en Harper’s Bazaar.