Imagen de la cabecera de la manifestación contra en Brexit con el tuit de la campaña

Se convirtió en una de las imágenes de la masiva manifestación del 23 de marzo en la que miles de británicos pidieron a sus gobernantes un segundo referéndum sobre el Brexit ante la situación de parálisis que vive el país. Entre carteles, figuras y todo tipo de mensajes, uno destacó sobre el resto en internet y se hizó viral. La sorpresa para todos es que no era más que un tuit de un político conservador (y pro ruptura), David Davis, impreso en una gran lona de 800 metros sujetada por centenares de manifestantes. Pero, ¿a quién se le había ocurrido esta idea? Pues detrás de la campaña hay cuatro amigos cabreados que se han convertido en el símbolo del activismo anti Brexit al llenar el país de carteles como el de Davis.

Estos cuatro londinenses gestionan la cuenta de Twitter Led by Donkeys (liderados por burros) y es ahí donde nació todo el movimiento, bueno, ahí, y en un pub del norte de la capital al que acuden normalmente a alternar. Ahora tienen más de 163.000 seguidores, un ‘crowdfunding’ en el que más de 10.000 personas les han donado, por el momento, 310.000 libras para empapelar el país con tuits antiguos de políticos ‘pro Brexit’ que les dejan en vergüenza y sus acciones son compartidas por miles de personas, pero todo empezó como una broma y una forma de protesta original en diciembre de 2018.

En ese momento vieron que un viejo tuit de David Cameron se había vuelto a hacer viral tras la primera gran derrota de May. Concretamente decía «Gran Bretaña se enfrenta a una elección simple e ineludible: estabilidad y gobierno fuerte conmigo, o caos con Ed Miliband» y lo había escrito en 2015. Ellos, como explican a la revista Wired, se partieron de risa y decidieron hacer algo. Temían que Cameron borrase el mensaje, se fijaron en las vallas publicitarias y se pusieron manos a la obra. Compraron una escalera, varios chalecos reflectantes, vieron tutoriales sobre cómo pegar carteles y ‘pum’, pegaron el cartel.

Leer el resto del articulo en El Confidencial.