Un señor haciéndose un selfie en una playa

Mentir en redes sociales (RRSS) puede ser más fácil que en la vida real. Una de las características de las RRSS es que proyectas una imagen, por ello si mientes puedes querer potenciar ante los otros una determinada imagen favorable que queremos que tengan de nosotros. La principal razón para mentir en las RRSS es la vergüenza o intentar evitar el deterioro de nuestra reputación e imagen.

La función de mentir es, además de ocultar la verdad, la de querer dar una buena impresión ante los demás, dotando al mentiroso de (una falsa) seguridad y confianza en sí mismo, evitando lo que considera sería si no una vergüenza pública y/o valoración mala de los demás.

El problema del mentiroso es que al mentir tanto y forzar al máximo para que no se note se acaba convirtiendo en un actor que representa un personaje y quiere resultar creíble: esforzarse tanto, como si uno fuera esa persona inventada, que realmente uno puede llegar a confundirse y olvidar quien es realmente. Se creen sus propias mentiras a base de mentira tras mentira, lo sienten tan real que lo pueden llegar a creer.

Los motivos que nos llevan a mentir habitualmente

A falta de tener una autoestima sana podemos dejarnos llevar por la inseguridad y desconfianza en nuestra capacidad de ser aceptados tal como somos, y podemos caer en la tentación de mentir acerca de nuestra realidad y nuestras capacidades y así intentar causar una buena impresión a los demás. En ocasiones queremos expresar el ser más inteligentes, más formados, guapos, más poderosos o aparentar más poder adquisitivo de lo que en realidad tenemos.

Leer el resto del artículo en Huffington Post.