Imagen de una niña con un móvil

Tienen móvil y cuenta en Youtube pero lo que sus padres no saben es que para engrosar su lista de seguidores o lograr un puñado de likes se han grabado en su habitación o con otros amigos desnudos o en posturas eróticas. La Policía Nacional advierte de esta alarmante moda, carne de cañón para los pedófilos.

Por primera vez la Policía ha desarrollado un macrooperativo contra la difusión online de material sexual que los propios menores han producido para subirlo a sus redes sociales y con total desconocimiento de sus padres y, sobre todo, del peligro que conlleva.

Lo han comprobado efectivos de toda España tras identificar a 110 menores de entre 2 y 13 años que aparecen en los vídeos subidos a la red, según explica a Efe la inspectora Cecilia Carrión que aclara que en el caso de los más pequeños lógicamente está detrás la participación de algún adulto del entorno familiar, aunque sin motivación delictiva, es decir, grababa a sus hijos desnudos o semidesnudos y los colgaba en internet.

Entre los mayores, y sin distinción entre niños y niñas, Carrión detalla que la operación Liberi (niño en latín), ha destapado que los pequeños aprovechaban los momentos de intimidad en el baño, en su habitación o solos con amigos para grabar estas imágenes con el objetivo, según reconocieron a los agentes, de intentar aumentar sus seguidores en sus perfiles de redes como Instagram, Periscope, Twitter o Youtube.

«Son en muchos casos los propios amigos los que se lo dicen«, afirma la inspectora de Policía, antes de advertir de que entre los menores identificados también hay algún caso en los que un adulto ha contactado con ellos haciéndose pasar por un igual a cambio de regalos como una recarga de una consola de videojuegos.

Leer el resto del artículo en El Español.