imagen de un smartphone con varios iconos de redes

Cada vez más usamos las redes sociales. Salimos a cenar y compartimos una foto. ¿Qué esperamos? Una reacción o tal vez un comentario al respecto. Pero, ¿para qué? ¿Produce satisfacción? ¿Qué buscamos? Un estudio realizado en Reino Unido concluye que las redes sociales tienen efectos limitados en la satisfacción de la vida adolescente. Investigadores del Instituto de Internet de Oxford (OII), parte de la Universidad de Oxford, Reino Unido, utilizaron una encuesta de ocho años en hogares de Reino Unido (‘Understanding Society’, parte del Estudio Longitudinal de Hogares de Reino Unido) para evaluar cuánto tiempo pasaron los adolescentes usando las redes sociales en una jornada escolar normal y sus correspondientes índices de satisfacción con la vida.

Según los autores, es la primera prueba de estudio a gran escala y en profundidad, no solo si los adolescentes que reportan un mayor uso de las redes sociales tienen menor satisfacción con la vida, sino también si sucede lo contrario. Antes de este estudio, los científicos tenían pocos medios para descubrir si los adolescentes con menos satisfacción con la vida usan más las redes sociales o si el uso de las redes sociales conduce a una menor satisfacción con la vida.

La investigación actual ha utilizado datos mejorados y enfoques estadísticos y ha encontrado que la mayoría de los vínculos entre la satisfacción con la vida y el uso de las redes sociales fueron triviales. Sin embargo, hubo algunos efectos bidireccionales: una menor satisfacción con la vida llevó a mayor uso de las redes sociales y viceversa. Estos efectos bidireccionales fueron más consistentes para las mujeres que para los hombres, pero nuevamente, fueron tendencias modestas.

¿Qué efectos tienen las redes sociales?

El profesor Andrew Przybylski y Amy Orben, coautores principales del estudio, enfatizan que esto representa un paso importante para comprender los efectos de las redes sociales. El profesor Przybylski, director de investigación de la OII, señala: «Dado el rápido ritmo de los avances tecnológicos en los últimos años, se ha vuelto cada vez más importante el tema de cómo nuestro creciente uso de la tecnología para interactuar entre nosotros afecta a nuestro bienestar».

Y continúa: «Con la mayor parte del debate actual basado en evidencias deslucidas, este estudio representa un paso importante hacia el mapeo de los efectos de la tecnología en el bienestar de los adolescentes». A ello, la investigadora Amy Orben, profesora de Psicología de la Universidad de Oxford, agrega: «La literatura anterior se basó casi exclusivamente en correlaciones sin medios para disociar si el uso de las redes sociales lleva a cambios en la satisfacción con la vida o los cambios en la satisfacción de la vida influyen en el uso de las redes sociales«.

Leer el artículo completo en El Nacional.