un teléfono con redes sociales en la pantalla

Las redes se han convertido en un arma de doble filo. Si ya podían ponértelo complicado para obtener un trabajo, en el caso de que publicaras algo que a la empresa para la que postularas no le gustara, también pueden ser las culpables de que no te concedan un visado para entrar en Estados Unidos.

Por eso, mucho ojo con lo que publicas en tus redes. Una simple fotografía en un lugar inapropiado, por ejemplo, trabajando en una restaurante con un visado de turismo, puede ser motivo suficiente para que el consulado estadounidense te niegue el permiso de entrada en el país.

A partir del pasado 1 de junio, los extranjeros que pidan un visado para entrar en EEUU deben proporcionar además de los datos sobre el motivo del viaje, empleo, ingresos y lugar de residencia, sus cuentas de las redes sociales, correos electrónicos y número de teléfono.

«Todo el mundo que pida o vaya a pedir una visa debe pensárselo dos veces antes de subir algo a las redes porque le pueden negar el trámite, perder la visa y ser deportado de Estados Unidos», explica José Guerrero, abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida, en declaraciones a Univisión.

Esta medida se empezó a poner en marcha en octubre de 2017, pero sólo para determinados solicitantes de visados, como aquellos extranjeros que habían viajado a zonas controladas por grupos terroristas. Ahora, se ha ampliado a todos los extranjeros que quieran entrar en Estados Unidos.

Leer el artículo completo en El Mundo.